¿Qué intentamos lograr?

Pretendemos la mejora de los resultados académicos de los alumnos sin sobrecarga de trabajo para el docente e informar de las ventajas obtenidas por el profesor.

Resultados de rendimiento académico.

En una unidad didáctica significativa constatamos la mejora del rendimiento de los alumnos. Según los resultados de las respuestas permiten identificarlas así: bien (respuesta correcta), mal (respuesta sin sentido), explicación coherente (respuesta con sentido y utilizando palabras relacionadas aunque la respuesta no es correcta), explicación incoherente (respuesta sin sentido pero utilizando palabras relacionadas con la respuesta), no contesta (en blanco).

 

Ventajas para el profesor

El profesorado es un orientador y consultor de las actividades educativas, no es el único foco de información del aula, puesto que el alumno se centra en su trabajo y el aprendizaje, siendo el profesor una ayuda y un soporte a estas actividades conllevando un ahorro energético. El descenso de conflictos en el aula se evidencia. El alumnado que está ocupado en su trabajo se lo pasa bien y aprende, y por tanto no molesta. Aunque sabemos de la certeza de estos aspectos comentados no quiere decir que no se produzca ningún problema. Se pueden producir si bien con menos frecuencia y cuando se producen podemos dar la respuesta más oportuna porque estamos más descansados.

La misma dinámica del aula funciona como preventivo de los problemas del profesor. El profesorado se lo pasa bien en el aula, disfruta de lo que hace y de lo que hacen sus alumnos y alumnas. El alumnado presenta los trabajos cuando antes no los entregaban, vienen a las clases y tienen menos ausencias.

Aunque se puede pensar en principio que trabajar así supone mucho trabajo, se constata que el profesor trabaja en menor medida puesto que no se producen problemas de rendimiento del alumno amortizándose rápidamente el trabajo hecho hasta el momento.

El trabajo realizado este curso con muy pocas modificaciones sirve para el curso que viene y de esta manera lleva todavía menos esfuerzo el segundo, tercero, cuarto años… Nosotros creemos que el 80% del trabajo del profesorado en un día ya no se tiene que hacer, de manera que el profesorado una vez ha entrado en la dinámica del aprendizaje significativo ya no quiere volver atrás. El primer año se prepara una práctica por trimestre, el segundo año se preparan tres más de manera que pronto tenemos todo el currículum. Al año siguiente se aprovecha el trabajo hecho, es decir se amortiza desde el primer día.

Una vez encadenadas una serie de prácticas, el profesor/a tiene menos quehacer en el seguimiento de las clases, ya que la responsabilidad de enseñar y aprender está repartida entre el alumnado y el profesorado.

El clima de la clase mejora y el profesorado disfruta de enseñar, el alumnado se comporta mejor y se evitan problemas derivados de la disciplina por lo que mejora la autoestima del profesorado y del alumnado.

Entre las ventajas del aprendizaje significativo en la práctica en el aula tenemos:

Potencia la autoestima del profesorado.

Evita la sobrecarga laboral y exceso de trabajo.

Se ve resultado inmediato de lo que se hace.

Evita el malestar del profesorado por la crisis del sistema educativo.

Soluciona la atención a la diversidad en el aula debido a la heterogeneidad de las clases. El profesorado prepara un solo trabajo para toda la clase pero cada alumno/a lo hace a su nivel, por lo que la heterogeneidad y diversidad en el aula no es un problema sino una ventaja.

Potencia la visión de la escuela en positivo.

Se disfruta de enseñar.

Realización personal del profesorado y del alumnado.

Mejora muy sensiblemente el clima en el aula.

Mejora el comportamiento del alumnado.

Se suavizan las dificultades del trabajo en el día a día.

La comunicación profesorado-alumnado mejora y se optimiza.

Los padres y madres valoran el trabajo social del profesorado ya que ven a sus hijos satisfechos e ilusionados con el trabajo, resultado de lo que hacen. Los padres y madres valoran el trabajo del profesorado por lo que mejora su valoración social.

Las direcciones de los centros ven gratificados su esfuerzo por la mejora de la docencia ya que sus escuelas son capaces a hacer trabajos valorados por todos.

Los inspectores y personal de la administración educativa valoran muy positivamente las realizaciones del profesorado y su alumnado delante de la explosión de trabajo e ilusión en el alumnado sin desgaste energético del profesorado.

Las ventajas de los mapas conceptuales y el aprendizaje significativo en el aula son múltiples y diversificadas, entre ellas tenemos:

Claridad en la presentación.

Contiene la información más relevante.

El alumnado sabe de manera organizada y conectada lo que tiene que aprender.

Sirve al profesorado como pista de lo que tiene que enseñar.

Tiene una coherente organización jerárquica de la información.

Permite la conexión de los conceptos clave.

Facilita el aprendizaje significativo.

Evita la sobrecarga de trabajo al profesorado para enseñar conceptos no relevantes.

Evita repetir pruebas de evaluación, repescas y recuperaciones.

Mejora la calidad educativa.

Mejora el rendimiento académico.

Potencia la autoestima docente por ver resultado potente del trabajo realizado.

El alumnado es consciente de que aprende lo cual le motiva a la vez a aprender.

Crea un clima de aula relajado.

Facilita la cooperación y el trabajo en equipo para compartir significados.

Se crea en el aula un clima participativo y democrático.

El alumnado aprende a aprender por lo que puede extrapolar luego su aprendizaje.

Su confección obliga al alumnado a implicarse en la tarea.

Hay pocas dificultades derivadas de la disciplina ya que nos hemos anticipado antes.

Hay muchas otras ventajas que se pueden descubrir una vez vayamos avanzando en nuestro proceso de trabajo.